La economía: el otro gran caballo de batalla

Es tiempo de optimismo en las gradas de nuestro templo de los sueños, el Ovni. El equipo, puntito a puntito, arrancado a los ilustres visitantes que esta segunda vuelta nos ha deparado, está en una situación deportiva ideal para afrontar el último tercio del campeonato. A falta de las ultimas seis jornadas, la línea de permanencia la tenemos situada a ocho puntos y el gol average ganado a Toledo. Es por tanto una situación inmejorable para rematar el objetivo y poder consolidar deportivamente nuestro retorno a esta Asobal.

Sin embargo, los que nos ocupamos de la gestión, siempre tenemos que mirar hacia otro lado. Recuerdo perfectamente como en Mayo mientras la gran parte de la ciudad disfrutaba y se enorgullecía de lo conseguido, había diez locos, los directivos,  que teníamos el semblante algo más serio. Nos preguntábamos donde demonios estaban los patrocinadores e instituciones que iban a compartir con  nosotros el doble del presupuesto que con sangre, sudor y lágrimas apenas habíamos completado para poder ascender a la liga de los grandes.

Cuando esta pregunta la pusimos en común con nuestros socios y con nuestro Alcalde, tanto unos como otro, nos contestaron lo mismo, aquí estamos y de aquí no nos movemos. Nuestro presidente, siempre tan realista y sincero, a la vez que un martillo pilón, recordaba por activa y por pasiva que, a pesar del esfuerzo extraordinario del Ayuntamiento, para inscribir al equipo, todavía seguíamos teniendo un desfase presupuestario de la bonita cifra de 250.000 euros, al inicio del campeonato.

Los desvelos de nuestro Alcalde, y su lucha por ayudarnos a aumentar la nomina de patrocinadores del club, consiguió que el problema se redujese notablemente, pero por desgracia a fecha de hoy, seguimos teniendo un desfase de 150.000 euros.  Eso significa que o los captamos, o mas pronto que tarde, estaremos en la dinámica de retrasos y de comernos recursos del siguiente ejercicio, pan de hoy y hambre de mañana, para no incrementar la larga lista de entidades deportivas de balonmano profesional español que no pueden cumplir en plazo con sus profesionales.

Somos tan transparentes, tan pesados en los avisos para navegantes, que se da la paradoja de que mas de uno puede pensar, “ya están estos llorando como siempre”, pero no, señores no. Quedan dos meses y medio de temporada y lógicamente cuando uno no tiene los ingresos y si tiene los gastos pues es al final del camino cuando empiezan a vislumbrarse los problemas. A fecha de hoy, no tenemos ningún pago pendiente, ni con nuestros jugadores, ni con nuestros proveedores. Sólo el firme apoyo de las grandes empresas y consorcios de esta ciudad, y de nuestros gobernantes hará que eso siga siendo verdad.

Porque no nos engañemos, este no es un deporte que pague derechos televisivos (casi hay que pagar porque te televisen), este no es un deporte que los sponsors nacionales llamen a tus puertas ofreciéndose, y por supuesto no es un deporte, como ninguno, que consigas alrededor de un millón de euros con las cuotas de 1500 socios.

Como todo en esta ciudad dual nuestra, nadie de fuera vendrá a ayudarnos. Somos nosotros, con nuestros gobernantes al frente, los que milenariamente hemos tenido que salvar las castañas del fuego. Y somos nosotros la masa social del Alser BM Puerto Sagunto, la que tenemos que recordarle y casi obligar socialmente, a que todos los grandes consorcios instalados en esta ciudad, apoyen a nuestro equipo más emblemático. Si ojean nuestra revista, nuestras indumentarias, nuestros carteles, verán grandes ausencias entre las empresas más importantes y simbólicas de esta ciudad. Necesitamos de toda la presión social, política e institucional posible, para que nadie, nadie, pueda mirar a otro lado, y apoyen de una vez al club mas importante de balonmano de la provincia de valencia y al club con mas masa social de todo el Camp de Morvedre. Mi puesto me impide citar nombres, pero no hay nada más que pasearse desde el Mar hasta el Castillo, para ver importantes consorcios nacionales e internacionales que no tienen ni un misero cartel de 1.000 euros en el Ovni.

Y claro que las empresas privadas y publicas son soberanas en su gestión, pero a lo mejor si empezamos a recordarles aquello que queda tan bien en sus webs, de la Responsabilidad Social Corporativa y otras milongas, pues este sueño colectivo de nuestra ciudad no tiene que cerrar la paraeta. Porque queridos amigos, nosotros no vamos a poner en juego sesenta años de club por una quiebra. Eso el que esto escribe y sus compañeros de directiva nunca lo harán. Así que o nos mojamos todos, o iremos a un modelo tipo Alcobendas de bajar de piso, porque el modelo Teka, Altea, Avidesa, etc, no es lo que se merece este club.

Siento hacer de mensajero, pero que nadie luego se lleve a engaño, hoy por hoy, el BM Puerto Sagunto no tiene un modelo sostenido, viable y duradero de financiación de un equipo en Asobal. Todavía estamos a tiempo de conseguirlo.

Carlos Argente.

Vicepresidente responsable de comunicación

Una respuesta a “La economía: el otro gran caballo de batalla”

  1. A ver si te oye alguien, de los que yo veo por el ovni cuando jugamos en casa, y que todos sabemos que son gente de dinero de esta ciudad, porque la mayoria somo personas normales con pocs capacidad economica, pero tienes toda la razon en lo que escribes, tanto y tanto negocio que podria aportar algo y no lo hace, algunos no saben los que es el balonmano, ni nada sobre nuestro equipo, pero yo quiero hacrler hincapie en los que si saben y tiene negocios, y..acuden a ver al puerto al ovni, por favor, apoyar al equipo, vosotros que podeis…
    Mil gracias…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.